¿Qué es un Termómetro Digital?

Un termómetro digital es un instrumento que al igual que todos los termómetros, sirve para medir temperaturas. Sin embargo, esto no significa que sea igual a todos los instrumentos destinados al mismo fin.

El termómetro digital utiliza circuitos electrónicos que convierten las variaciones de tensión en cifras que aparecen en un visualizador. Este funciona gracias a un termistor que varía su resistencia eléctrica en función de la temperatura.

Tipos de Termómetros Digitales

Termopares.

Estos registran de manera muy veloz la temperatura de los alimentos, entre 2 y 5 segundos. Están disponibles en diferentes formatos pero las sondas son las más requeridas para la cocción de alimentos a nivel industrial, al igual que para la investigación médica.

Gracias a este instrumento es posible saber el punto exacto de cocción de las carnes con el fin de garantizar seguridad y calidad.

Termistores.

Estos termómetros utilizan sensores de temperatura por resistencia. Los termistores son de dos tipos fundamentales opuestos:

NTC: la resistencia disminuye a medida que aumenta la temperatura.

Existen termistores tipo perla, tipo SMD, tipo disco, axial y sondas de medida.

Termómetro con cable para hornos. Es muy común en grandes cocinas. Permite revisar la temperatura de los alimentos dentro del horno sin necesidad de abrirlo. Se inserta una sonda en el alimento y el cable se extiende desde el horno hasta la unidad base. Claro está, puede soportar elevadas temperaturas. La única desventaja es que no pueden ser calibrados.

Termómetro de tenedor.

También es un instrumento muy requerido en cocinas industriales, pues mide la temperatura de los alimentos. La parte del tenedor se incrusta y la temperatura se indica en una pantalla digital. Las luces indicarán si al alimento le falta cocción, si ha demorado demasiado o si está en su punto. Al igual que en el caso anterior, las horquillas del termómetro no pueden calibrarse.

Termómetros digitales caseros.

Los médicos recomiendan que nuestro botiquín de primeros auxilios contenga un termómetro digital para casos de fiebre donde se requiera medir continuamente a la persona afectada, de tal manera que se le otorgue atención médica en el momento indicado.

Este tipo de termómetros vienen en diversas presentaciones, adecuadas ya sea para colocarse entre la axila, en la boca o en el recto. Los de axilas son menos precisos pero la más higiénicos. Los orales son más precisos y son recomendados para jóvenes y adultos, pues se requiere que la boca se mantenga cerrada y el termómetro no se mueva de su lugar por 40 segundos. Por su parte, los rectales se recomiendan para bebés o niños pequeños.

Los termómetros digitales registran la temperatura de manera rápida y eficaz, pues demoran aproximadamente 1 minuto para dar el resultado. La única especificación, es que los orales deben aplicarse mínimo 15 minutos después de comer, pues la temperatura de la comida o bebida podría alterar el resultado.

Antes de usar el termómetro oral, las manos deben estar limpias, al igual que el termómetro. Se recomienda limpiarlo con alcohol y después enjuagarlo con agua fría, secarlo y guardarlo. No es conveniente sumergirlos por horas en líquidos para desinfectarlos. El termómetro se coloca debajo de la lengua.

Los de axila se colocan debajo del brazo, de manera que al bajarlo haga presión e impida que caiga. Algunos emiten un pitido cuando han terminado el registro, pero de preferencia se debe mantener el aparato hasta 2 minutos.

Termómetros digitales de oído.

Estos termómetros usan un rayo infrarrojo para medir la temperatura dentro del canal auditivo. Su uso es seguro, siempre y cuando se sigan las indicaciones de manera correcta, aunque cabe señalar que su diseño impide que se inserte demasiado para evitar daños en el tímpano o conducto auditivo.

No se recomiendan para recién nacidos, sino para bebés mayores de 6 meses, niños y adultos.

Termómetros digitales en chupete.

Si un bebé está en etapa de usar chupón o chupete, este termómetro es ideal, pues no ocasionará incomodidad o sensación extraña. No obstante, no se recomienda para los recién nacidos, solo para niños pequeños que puedan mantenerlo durante 3 a 5 minutos dentro de la boca.

Termómetros de arteria temporal.

También se les conoce como termómetros de frente y usan un escáner infrarrojo para medir la arteria temporal en la frente.

Registran rápidamente la temperatura y son apropiados para bebés mayores de 3 meses y niños. Es la mejor alternativa a los termómetros rectales. La única desventaja es su costo elevado, comparado con otros tipos de termómetros digitales.

Termómetros de tiras de plástico.

Estos termómetros de tiras plásticas se comercializan como alternativa para bebés y niños por su fácil manejo y aplicación, pero son muy poco precisos y los profesionales no los recomiendan.

Cabe mencionar que un mismo termómetro no debe ser utilizado en todas las partes del cuerpo. Esto quiere decir que un termómetro rectal no debe ser utilizado para las axilas y mucho menos para la boca, aunque haya sido desinfectado. Es importante etiquetarlos y saber que es de uso personal.

Termómetro para Adultos. Un termómetro infrarrojo para la frente sin contacto, que sirve para comprobar la fiebre de la persona. También sirve como termómetro digital médico para el cuerpo, adecuado para el uso en bebés. 

Pulse sobre la imagen para ver más detalles: 

 

Son simples y rápidos. Una operación de tecla, y presionando un botón comienza a medir, y el resultado se mostrará en un segundo. La pantalla LCD de las lecturas son simples y claras aún en la noche. 

Son seguros y precisos. La seguridad y la precisión son los requisitos más fundamentales y primordiales de nuestro equipo. Con la tecnología de detección de temperatura por infrarrojos de alta tecnología, estos dispositivos pueden medir con seguridad y precisión la temperatura corporal. 

error: Content is protected !!