Los Principios de Software de Google

PRINCIPIOS DE SOFTWARE DE GOOGLE

Principios de Software

En Google siempre buscamos formas de mejorar la experiencia online de nuestros usuarios. Nos preocupa que cada vez se preste menos atención a los derechos de los usuarios de ordenadores. Hemos detectado un aumento del envío de informes sobre software espía y sobre otras aplicaciones que engañan a los usuarios para mostrar ventanas emergentes de anuncios o hacerse con el control de sus navegadores desde el sitio web al que intentan acceder.

No creemos que esta tendencia vaya a revertir. De hecho, está empeorando. Como proveedor de servicios y de ingresos para usuarios, anunciantes y editores de Internet, Google tiene la responsabilidad de adoptar una actitud proactiva con respecto a estas incidencias. Hemos establecido un conjunto de principios que consideramos que debe adoptar nuestro sector. Nuestro objetivo es conseguir que las aplicaciones que ofrecemos cumplan estas directrices. Creemos firmemente que estos principios son positivos para el sector y para los usuarios de todo el mundo y, por ello, recomendamos su cumplimiento por parte de nuestros partners comerciales actuales y de los que podamos tener en el futuro. Por necesidad, se trata de unas directrices poco definidas. La creación y la distribución de software es un proceso complejo, y la tecnología evoluciona de forma continua. Como consecuencia de ello, es posible que algunas aplicaciones útiles no cumplan estos principios de forma exhaustiva y que no se recojan algunas prácticas engañosas. Este documento solo es el punto de partida y se centra en el ámbito de la publicidad y del software de Internet. Estas directrices se deben actualizar de forma continua para adaptarse a los cambios constantes de la tecnología.

Esperamos mantener un debate abierto con los usuarios y con los partners, y nos gustaría recibir sugerencias para mejorar y actualizar estos principios. Comparte tu opinión en el Foro de Ayuda.

Principios

Instalación

El software no debe engañar a los usuarios para que lo instalen. Se debe indicar claramente a los usuarios si se instala o se habilita software en el ordenador y deben tener la posibilidad de rechazarlo. No debe instalarse ninguna aplicación en un ordenador a escondidas, ni debe ocultarse tras otro programa u otra actualización que el usuario vaya a instalar. Los usuarios deben recibir una notificación clara de las funciones de todas las aplicaciones incluidas en un paquete.

Notificaciones claras

Cuando se instala o se habilita una aplicación, se debe informar al usuario de sus funciones más importantes y significativas. Si la aplicación genera ingresos por mostrar anuncios al usuario, se debe explicarse de forma clara. Esta información se debe presentar de forma clara y visible para el usuario medio (esto excluye la letra pequeña que obligue a desplazarse). Por ejemplo, el usuario debe saber claramente si la aplicación obtiene ingresos a través de anuncios en ventanas emergentes o mediante el envío de información personal del usuario a terceros.

Desinstalación sencilla

Inhabilitar o eliminar una aplicación debe ser sencillo. El proceso debe quitar suficientes elementos para inhabilitar todas las funciones de la aplicación, sean visibles o no, sin afectar al ordenador. Una vez que se haya inhabilitado o eliminado una aplicación, esta no debe permanecer activa ni debe volver a habilitarse más adelante de forma automática o a través de otra aplicación.

Comportamiento claro

Las aplicaciones que alteran o modifican la experiencia de usuario deben dejar claro que son el motivo de los cambios. Por ejemplo, si una aplicación abre una ventana, esa ventana debe indicar la aplicación responsable. No se permite que las aplicaciones utilicen varios nombres o nombres que resulten confusos para ocultarse de forma intencionada. Los usuarios deben disponer de medios para controlar la aplicación de forma sencilla, por ejemplo, al hacer clic en los elementos visibles que esta genera. Si una aplicación muestra anuncios, estos deben estar claramente marcados como publicidad y deben indicar que dicha aplicación los ha originado. Se debe indicar claramente a los usuarios si una aplicación realiza alguna modificación para alterar la experiencia de usuario al utilizar otras aplicaciones (por ejemplo, si establece una página principal determinada).

Intromisión

El usuario debe saber si una aplicación recoge o transmite información personal, por ejemplo, su dirección. Se debe pedir permiso a los usuarios de forma explícita y visible, además de indicar claramente qué información se recogerá o transmitirá. Para obtener información más detallada, se debe facilitar el acceso a la política de privacidad que especifique cómo se utilizará la información y si se compartirá con terceros.

Paquetes de software

Los proveedores de aplicaciones no deben permitir que sus productos se incluyan dentro de paquetes de aplicaciones que no cumplan estas directrices.

Con el tiempo, muchos usuarios de Internet se dan cuenta de que sus ordenadores se han cargado de software no deseado, tanto de software de publicidad como espía o basura. Esto se debe a que han instalado algunas aplicaciones que contenían software basura y a que este ha generado más software basura que se ha acumulado. Se debe indicar claramente a los usuarios cuando se vayan a instalar varias aplicaciones al mismo tiempo. De este modo, cuando se pregunten por alguna aplicación meses más tarde, la mayoría conocerá su procedencia y los motivos por los que se instaló.

Normalmente, las relaciones comerciales que se establecen entre las empresas que participan en un paquete de software son complejas. Como consecuencia de ello, es posible que haya empresas con buenas intenciones que se beneficien de la distribución o de los ingresos generados por software que pueda perjudicar al usuario. La retribución económica por la distribución de software no deseado hace que aumente la presencia de este. Tanto los fabricantes de software como los anunciantes tienen la responsabilidad de prevenir esta distribución evitando establecer relaciones comerciales de este tipo, ni siquiera a través de intermediarios.

Nos preocupa la magnitud de este problema, ya que se calcula que mueve varios cientos de millones de dólares cada año. Debido a ello y a los efectos que tiene sobre los usuarios, es imprescindible que el sector adopte medidas firmes.

Consideramos que los esfuerzos para eliminar este problema beneficiarán al sector y a los usuarios. Por este motivo, nos esforzaremos para que el software de Google solo se distribuya en paquetes si todas las aplicaciones cumplen las directrices anteriores (y creemos que los usuarios se beneficiarán si las demás empresas del sector hacen lo mismo).

Para unirte a la lucha contra el software engañoso de Internet o para obtener más información, accede al sitio web https://stopbadware.org. StopBadware.org es una campaña de vigilancia independiente que intenta acabar con el software malicioso. Su objetivo es proporcionar información objetiva y fiable sobre las aplicaciones que se pueden descargar para ayudar a los consumidores a tomar mejores decisiones a la hora de descargar contenido en sus ordenadores.

Shares
Share This