LA MENTE CERO

LOS NUEVOS ENTES NARCODIGITALES

Facebook, Twitter, Instagram y Google van sumando millones y millones de dólares sin aportar ningún beneficio a la sociedad, más bien al contrario, están tratando de hacer que nuestras mentes entre en modo adictivo a sus complejos sistemas de propaganda.

Constantemente están reformando sus productos, y sin previo aviso, añaden nuevas políticas de privacidad y de funcionamiento sin control alguno por parte de las autoridades o los gobiernos de los diferentes países del mundo. El aviso viene después en forma de correo electrónico que te indica que ya han implementado las nuevas políticas y su nuevo funcionamiento en el programa. A la vista de esto, a nosotros solo nos queda hacer clic en esa caja de aceptación de condiciones, si es que queremos seguir adelante, y utilizar sus servicios.

¿Quien da marcha atrás? pues nadie o casi nadie, evidentemente. Todos seguimos como conejillos de indias las indicaciones, y si alguna vez quieres resolver algún problema, te envían de cabeza a los soportes técnicos enrevesados para que pierdas tu valioso tiempo en seguir sus particulares normas de aprendizaje.

Pues bien sirve de poco o muy poco, perder ese tiempo, puesto que no habrá ningún beneficio, ninguno.

Ahora en el 2018 parece que hay algunos ecos de protesta para difundir los que todos sentimos como  una adicción digital, unos narcóticos digitales en forma de redes y plataformas o aplicaciones.

Center for Humane Technology es uno de los promotores de la defensa de esta adicción.

Son un grupo de gente que abarca los distintos campos de las ciencias informáticas, del tipo de ingenieros comerciales, técnicos en diseño  y muchos otros…

Identifican el problema como una adicción, pero van más allá. Según ellos señalan en nuestras mentes las noticias, el contenido y las notificaciones impulsadas por la IA (Inteligencia Artificial), un sistema que continuamente aprende para engancharnos más profundamente, a partir de nuestro propio comportamiento.

Todos queremos ser los más famosos, ser más guapos, mas listos y más ricos. Pero va a ser que no. El resultado de intentarlo por medios como Snapchat, Facebook, YouTube o Google es inútil.

Algunos hemos caído en la trampa de intentar promocionar nuestras páginas web con publicidad, pero ¿para qué?.

Personalmente he estado años intentando conseguir acumular céntimo a céntimo algún aporte de estas comunidades y el resultado arrojó una cantidad extraordinariamente ridícula de 24,03 EUR.

Volviendo a la adicción de las narcóticos digitales, según muchos profesionales de la medicina mantenerse mirando una pantalla 24/7 hace que cada vez sea más difícil desconectarse, dejar de utilizar tal o cual red o eliminarla por completo. Por otra parte el estrés y la ansiedad aumentan según estos profesionales, y se reduce la calidad del sueño.

Últimamente se han dado de casos, y todos lo saben, en los que estas plataformas o aplicaciones premian la indignidad, los hechos o noticias falsas y las burbujas de filtro viral, por no hablar de sus sistemas publicitarios, que obligan a captar nuestra atención en ellos.

Nos están dividiendo cada vez más en nuestra opiniones, pueden llegar incluso a influir en la toma de decisiones personales, con el peligro que eso supone.

Hace algún tiempo empecé a indagar en este mundillo, y hablo del año 1995, con mi primer ordenador, que me había costado la friolera de 333,900 pesetas, calcular vosotros cuantos euros son si tenéis curiosidad. Pues bien, eran tres piezas que pesaban cada una  la de dios. El que más el ordenador de apariencia cúbica pesaba como un yunque, a lo cual, había que añadir el peso de la impresora y los altavoces.

En aquellos tiempos no había internet ni nada parecido donde yo vivía, aún así intentaba conectarme como quien se conecta con el espacio exterior. Sonaba un chascarrillo seguido de los pitidos de la numeración de un número de teléfono, luego unos sonidos de interferencias como de radio, y algo más. En aquella época era algo impresionante. Eso sí como no había establecida ninguna conexión el navegador del Windows 95 arrojaba el clásico mensaje de «no está conectado» Error 500. Ahí empezaron los problemas ya.

Pues nada ahora todo va rápido y como la seda, eso sí, como he escrito anteriormente, intentar sacar algún beneficio de la informática es tarea de unos pocos individuos.

¿Quien no ha escuchado o leído alguna vez que los pioneros de Facebook o el buscador Google pretendían que la herramienta fuera útil, y no un negocio?, pues casi todos, y los que no, ahora ya también lo sabéis.

¿Que cambios no? Ahora haces clic en una chaqueta que te gusta, y a las siguiente página que entras te sale la chaqueta arriba a la izquierda en un recuadro de atención con el precio rebajado o con oferta exclusiva, o bien en la parte inferior, o bien te sale un popup que te pega de lleno en la frente y te deja nokeao.

Bien pues no lo tenía que escribir aquí porque lo van aprender los sistemas: Por muchas veces que vea la chaqueta no la voy a comprar, la voy a comprar porque me gustó la primera vez que la vi. Ahí queda eso.

Y qué decir de los mensajes o spam, vienen de todos los sitios sin ningún control, para estas compañías todo es el negocio y el negocio, y nada más que el negocio.

Que no os engañen diciendo que están probando un Dron que reparte chorizos en no se que población pobre del mundo. O que están investigando la forma de hacer que los pobres animales no sufran, etc, etc, etc… pura propaganda.

AHÍ VAN ALGUNOS DATOS INTERESANTES

  • YouTube automatiza miles de millones de vídeos para reproducir luego para un conjunto de 1.500 millones de usuarios.
  • Facebook automatiza millones de anuncios que se muestran a 2 mil millones de usuarios.
  • Twitter automatiza la visualización de millones de temas #trending a cientos de millones de usuarios.

Para algunos expertos los algoritmos automáticos que administran consiguen la manipulación de la sociedad a escala masiva, porque las plataformas carecen de la capacidad para verificar con fiabilidad las conspiraciones, las mentiras y los usuarios falsos.

No es de esperar que todo esto vaya a cambiar, las plataformas perderían dinero si resolvieran estos problemas:

  1. Facebook perdería millones en ingresos si bloquearan a los anunciantes falso y las conspiraciones destinadas a las personas para persuadirlas.
  2. El precio de las acciones de Twitter caería si eliminaran los millones de bots (programas informáticos repetitivos) en su plataforma, que los académicos estiman en un 15% de su base de usuarios.

La mayoría de los ingenieros dicen desde Center for Humane Technology, están a favor de construir productos que mejoren la sociedad, y no quieren participar en un sistema basado en la extracción, que arruine los valores sociales.

Pero la realidad es que se va hacer muy difícil desarticular este sistema. Quizás muchos acaben descubriendo otra forma de entretenimiento y socialización, por ejemplo, mirar las estrellas, y si se cansan mirar el reloj…

 

error: Content is protected !!
Shares
Share This

Share This

Share this post with your friends!