Dentro de una semana, la sonda robótica espacial fabricada por la organización sin ánimo de lucro SpaceIL intentará aterrizar en la superficie lunar.

Beresheet, así se denomina a la nave espacial israelí que se dirige rumbo al satélite lunar. Ahora mismo ya ha completado las maniobras para entrar en órbita alrededor de la luna.

En su entrada la nave encendió sus motores durante seis minutos, reduciendo la velocidad lo suficiente como para ser capturada por la gravedad de la luna.

La hazaña realizada sitúa a Israel a la cabeza de los cinco grandes en materia aeroespacial: EE.UU., la antigua Unión Soviética, China, Japón y la India, a las que hay que añadir la Agencia Espacial Europea.

Beresheet, forma parte de SpaceIl. Es la primera empresa financiada con fondos privados que podría alcanzar la superficie lunar.

Ha sido un largo viaje, con una planificación a fondo que permitiera el ahorro de combustible. Beresheet, que significa «Génesis» o «en el principio» eh hebreo, se lanzó en febrero. La nave ha encendido sus motores varias veces para elevarse a lo más alto de su trayectoria elíptica alrededor de la Tierra. hasta alcanzar y cruzar la trayectoria de la luna.

Han queda la parte difícil: el aterrizaje, programado para el 11 de abril del 2019. M. Kahn, un multimillonario de telecomunicaciones israelí fue quien brindó apoyo financiero a la misión.

error: Content is protected !!
Shares
Share This

Share This

Share this post with your friends!